Opción por los jóvenes

Carta del Asesor General Mons. Axel Werner a los Asesores Nacionales y Presidentes Nacionales de las Federaciones Nacionales afiliados a la Obra Kolping Internacional.

 
   
Estimados hermanos en el oficio de Asesor, estimados amigas y amigos en los Directorios de las Federaciones Nacionales:
   
En mi primer discurso como nuevo electo Asesor General de la Obra Kolping Internacional ya subrayé que considero de suma importancia el trabajo con jóvenes dentro de nuestra Federación. La aquel entonces de nuevo formulada “Opción por los jóvenes” es la continuación consecuente del deseo del Beato Adolfo Kolping.
“Queremos gente joven y alegre, que aún lleva en sí el coraje de la esperanza...
El futuro le pertenece a Dios y a los valientes!”
 
¡Estas palabras no sólo constituyen una herencia, sino también el programa para el futuro!
Me llena de gran alegría de que tuve la oportunidad de encontrar particularmente a amigos Kolping jóvenes en varias ocasiones durante mis visitas. La alegría y la esperanza que la Iglesia formuló particularmente en contexto con la generación joven también tienen que ser fortalecidas en el trabajo de nuestra Obra.
En los años pasados la Obra Kolping Internacional y muchas de sus Federaciones afiliadas han marcado pautas interesantes. Se mostró cada vez de nuevo, desde el grupo individual de una organización Kolping juvenil hasta un evento internacional como la Jornada Mundial de la Juventud, de que la búsqueda de una espiritualidad que se puede experimentar en la comunidad está en primer plano. Esto no es un menosprecio de actividades sociales o sociopolíticas de Cristianos jóvenes sino demuestra que nuestros hermanas y hermanos jóvenes están buscando los fundamentos los que hacen posible cualquier actividad en los ámbitos mencionados.
 
La Jornada Mundial de la Juventud con el Santo Padre Benedicto XVI. nos demostró claramente de que se trata en el fondo: ¡Estamos buscando a Dios! Hemos experimentado en estos días en Colonia la fe liberadora; voy a recordar aún mucho tiempo la observación de que gente joven celebran alegremente y no obstante pueden hundirse “en masas” en silencio y meditación. Nunca antes el sentimiento de pertenecer a una comunidad cristiana que abarca todos los pueblos, idiomas y culturas había sido tan fuerte. La Iglesia es un movimiento, o mejor dicho: Es un movimiento en lo cual la gente joven ocupa un lugar particular.
 
A través de muchas actividades en la Obra Kolping Internacional se trató, en los años pasados, dar la alta importancia al trabajo con jóvenes dentro de nuestra asociación, que le merece, también según el deseo de nuestro fundador. De diferentes maneras las actividades con y para nuestros jóvenes amigos Kolping deberían ser puestas cada vez de nuevo en el centro de nuestro interés. En este contexto cabe mencionar sobre todo:
 
 
1. las visitas del Asesor General y del Secretario General a las Federaciones y los encuentros con la Juventud Kolping
2. la organización del Consejo General 2005 en Colonia con el tema “Juventud”
3. las actividades durante la Jornada Mundial de la Juventud en agosto 2005
4. el Parlamento Juvenil Internacional en Colonia en agosto 2005
Estimados amigos Kolping, sería tonto y estúpido no querer incluir de manera reforzada esta dinámica en nuestras actividades Kolping. Durante mis visitas en muchas Federaciones podía observar muchos inicios prometedores, los que sin embargo necesitan todavía el apoyo de la asociación de adultos. Un trabajo con jóvenes estructurado y perfilado, tal como se lo brinda en Alemania por la Organización Kolping Juvenil, sólo es posible de forma muy restringida en nuestras otras Federaciones.
 
El trabajo con jóvenes se distingue especialmente por su “carácter personal”. En todos los niveles de la Obra Kolping hay amigas y amigos comprometidos que se dedican particularmente a este aspecto en el trabajo de nuestra asociación. En la Juventud Kolping en todo el mundo se tiene en consideración especial el principio de que tiene un impacto muy positivo si gente joven dirige a los jóvenes.
 
Hoy quiero llamarles promover de manera más intensa el trabajo con jóvenes en todas las estructuras de la Obra Kolping. A esto pertenecen para mi también pasos concretos en los gremios oficiales, tales como por ejemplo:
 
1. Discusión del tema en el Directorio Nacional y en los gremios correspondientes y las estructuras de la Federación Nacional correspondiente.
2. Análisis de las actividades de la Obra bajo el aspecto orientación hacia la juventud.
3. Consideraciones en cuanto a la posibilidad de promover el trabajo con jóvenes de forma
sostenible personalmente y económicamente.
4. Incluir amigos Kolping jóvenes en la planificación y la realización de actividades religiosas
de la Federación global.
5. Ofertas para profundizar la espiritualidad de jóvenes Cristianos.
6. Elaboración de actividades sociales y sociopolíticas cuya realización debe ser la responsabilidad especialmente de gente joven.
 
Quisiera subrayar la seriedad de mi deseo por el hecho de que los informes de las Federaciones Nacionales durante la sesión del Consejo General en 2006 en Viena van a dedicarse casi de manera exclusiva a la descripción del trabajo con jóvenes nacional correspondiente.
   
Estimados amigos Kolping, el trabajo con y para Cristianos jóvenes dentro de nuestra asociación nos lleva a las raíces de nuestro trabajo. Adolfo Kolping fundó su asociación de jóvenes artesanos con Cristianos jóvenes para los cuales quería abrir las perspectivas de la vida en toda su profundidad. 
 
   
Tomamos en serio nuestra responsabilidad de no sólo incluir particularmente a gente joven en las actividades de nuestra asociación sino permitir también su participación activa.
Con gran alegría observo en muchas Federaciones Nacionales inicios correspondientes. El encuentro juvenil Kolping – Mercosur que tendrá lugar a fines de enero de 2006 es un signo que muestra que se debe adoptar y continuar la dinámica de la Jornada Mundial de la Juventud.
En la espera de que mi deseo vaya a encontrar una acogida positiva por parte de Uds. y que se lo transmitan les saludo muy cordialmente desde la Secretaría General de la Obra Kolping Internacional.
Suyo
 
Mons. Axel Werner
Asesor General de la Obra Kolping Internacional