Entrevista al Dr. Pablo Guerra
Charlamos con el Lic. Pablo Guerra, quien trabaja junto a KOLPING Uruguay en el desarrollo de un programa de economía solidaria. Dicho programa fue iniciado a mediados del mes de agosto y es junto a otros programas KOLPING, otra vía más de “ayuda para la autoayuda”.

Vamos a empezar por el principio: ¿Qué es la economía solidaria? 
Probablemente sea la pregunta más difícil de responder al principio de cada una de las entrevistas que tenemos sobre estas materias, porque en realidad la economía solidaria implica varias cosas a la vez. Pero para decirlo de una manera muy simple es un movimiento que está teniendo mucha fuerza en todo el mundo, particularmente en Latinoamérica, que intenta hacer economía de una manera diferente a la hegemónica, basada en los valores de solidaridad, de cooperación y de ayuda mutua.
 
Es un enfoque distinto de los procesos económicos, que cuestiona la forma en que hacemos economía contem-poráneamente, generando riqueza pero al mismo tiempo miseria y poniendo en jaque la sustentabilidad del planeta. Por lo tanto la economía de la solidaridad busca distintas fórmulas más humanas de hacer economía basada en procesos asociativos y de cooperación y con un respeto fundamental al medio ambiente. Es por lo tanto una suerte de vuelta al concepto original de la economía. 
Cuando Aristóteles en su política distinguía entre la economía y la crematística*, le asignaba justamente al concepto de economía el cuidado de la casa y el cuidado del ambiente, o sea la satisfacción de las necesidades fundamentales de la vida humana y le dejaba a la crematística todo el asunto del dinero y de los números. El problema de las sociedades contemporáneas es que hemos pasado de la lógica económica a la lógica crematística y la economía de la solidaridad busca satisfacer todas las necesidades humanas con un nuevo enfoque práctico y teórico de entender la economía
 
¿Cómo surge la unión con KOLPING Uruguay en este tema? 
En primer lugar está la unión de la filosofía KOLPING y el ideario de Adolfo Kolping con la economía solidaria: de aquella crítica de la cuestión social del siglo XIX que acompañó el trabajo pastoral de Kolping tratando de vincularse con la economía popular de la época y rescatando el sector artesanal. Esa visión tiene hoy en nuestras economías contemporáneas nuevos desafíos, con el correr del tiempo, que implican también encontrar la economía popular en procesos asociativos, cooperativos y solidarios, una forma actual de avanzar hacia esa sociedad que soñó Adolfo Kolping y que hoy estamos soñando todos quienes estamos trabajando en la solidaridad y que se ha reforzado en estos días con la creación de un programa de economía solidaria en KOLPING Uruguay, que yo creo que es un paso muy significativo porque es tratar de canalizar esa masa doctrinaria en algunas líneas de trabajo concretas muy específicas y de acuerdo a la metodología que tiene la economía de la solidaridad.
 
¿Y cómo se concreta? ¿En qué consiste este programa? 
El programa KOLPING tiene diferentes líneas de acción. Una de las líneas de acción es un trabajo de sistematización e investigación acerca del estado de situación de la economía de la solidaridad. Otra línea de acción tiene que ver con diferentes actividades de capacitación y es así que desde KOLPING vamos a instrumentar algunos talleres de trabajo, cursos de capacitación, dirigidos a todo el movimiento de la economía de la solidaridad, no sólo a los emprendimientos de KOLPING sino abierto a todos los emprendimientos populares y solidarios del país, Y luego tiene una línea de trabajo muy importante que tiene que ver con la asesoría y seguimiento a los emprendimientos. Queremos que los emprendimientos asociativos, aquellos que se están por crear y aquellos que están creados, vean en KOLPING una institución que les puede ofrecer auxilio, tanto en la formulación de proyectos, como en el trabajo asociativo y en cómo crear un emprendimiento de economía solidaria. Finalmente tenemos una línea de acción en términos de comunicación. Es así que intentamos desde el programa divulgar información sobre el estado de situación de la economía de la solidaridad, noticias que puedan ser de interés para los emprendimientos. En ese sentido ya hemos creado un boletín que va dirigido a los emprendimientos de economía solidaria con información que pueda ser relevante para todos los grupos y para todos los emprendimientos.
 
En los hechos ya estamos acompañando algunos colectivos de economía solidaria en el país, me refiero fundamentalmente a dos: al Consejo Departamental de Economía Solidaria de Canelones, que es un espacio de coordinación de los diferentes emprendimientos asociativos que hay en Canelones y en segundo lugar acompañando y tratando de fortalecer a la primer tienda de economía solidaria y de comercio justo de este país que ha sido un esfuerzo muy significativo de todos los emprendimientos y de diferentes organizaciones sociales como el Consejo Departamental de Economía Solidaria de Canelones, Comercio Justo Uruguay, el Espacio de economía solidaria, Retos al Sur y las intendencias de Montevideo y Canelones, con las cuales estamos acompañando esa instancia y tratando de coo-perar de acuerdo a las necesidades que se presenten. A manera de ejemplo el próximo 8 de setiembre tenemos un curso/taller a emprendimientos que están participando en esta tienda.
 
Estas son distintas líneas de acción que estamos pensando, que tienen como objetivo fundamental que KOLPING Uruguay pueda cooperar en esta tarea de avanzar hacia una economía más humana y un desarrollo integral por medio de las distintas fórmulas de economía solidaria.
 
¿Cómo pueden llegar a ustedes? ¿Cuáles serían las vías? 
Nosotros estamos atendiendo a los emprendimientos por el teléfono de la institución y nuestra oficina está en la sede de la institución.
 
¿Están trabajando con otros programas de KOLPING, como ser Emprecrea? 
En este momento recién se está lanzando el programa de economía solidaria y tiene un desafío que es coordinar con los distintos programas y políticas que ya tiene la institución en el Uruguay. En ese sentido deseamos una coordinación con las otras líneas de acción que se están desarrollando en KOLPING, evidentemente eso es un desafío y algo que tenemos que hacer en el corto plazo. Emprecrea es un instrumento concreto para fortalecer a emprendedores y en la medida que esos emprendedores intenten salir adelante bajo formatos asociativos y cooperativos ahí empieza a incidir el Programa de Economía Solidaria. No solamente con un apoyo técnico sino también con un apoyo doctrinario en cuanto a lo que implica trabajar en economía solidaria, que no es producir de cualquier manera, distribuir de cualquier manera y consumir de cualquier manera, sino con algunos valores, algunos principios que son los que hacen la diferencia entre un emprendimiento de cualquier tipo y uno de economía solidaria.
 
¿Existen mecanismos de control de calidad, seguimientos de ese tipo?
Si. En ese sentido hay una aspiración de la economía de la solidaridad de que no sea interpretada como una economía de los pobres y con productos de baja calidad, sino que sea interpretada como una economía de los sectores populares que se organizan y que son capaces de elaborar productos de muy buena calidad pero por sobre todas las cosas que sean elaborados con un método, con un proceso y con valores distintos a los que hegemonizan hoy nuestros mercados. 
Se trata de un programa, que va a incidir a la interna de la Familia KOLPING, con los emprendimientos de KOLPING, pero también hacia afuera, tratando de apoyar a otros emprendimientos de la economía popular y solidaria. Por lo tanto vemos a este programa KOLPING como un instrumento concreto para avanzar hacia economías más humanas con todos.
 
¿Cuándo empezó?
Comenzamos la semana pasada. Es muy nuevo. En lo particular vengo trabajando en economía solidaria hace muchos años.
 
¿Cómo te vinculaste con el tema de la economía solidaria? ¿por tu propia inquietud?
Si, en realidad ahí hay aspectos que tienen que ver con lo técnico profesional y en ese sentido, se entronca con la carrera que elegí. Yo soy de aquellas generaciones que eligieron sociología para cambiar el mundo, para tener instrumentos concretos de interpretar el mundo y tratar de cambiarlo. Luego hice una maestría en Chile donde tuve como profesor a Luis Razetto que es una de las referencias intelectuales en términos de economía solidaria que me marcó mucho.
 
Sí, nos visitó el año pasado
Si, vino invitado por varias organizaciones, entre ellas KOLPING, justamente. Y luego por como entendemos el Evangelio y la dimensión cristiana de la vida social. Como laico comprometido, creo que tenemos que trabajar para que el reino de Dios no solamente esté más allá sino que también esté en el acá, y en ese sentido pensar en diferentes formatos, métodos de intervención que puedan contribuir a la vida, a la creación de este mundo de Dios en el más acá. Así que, esas son las motivaciones.
 
Rosana Greciet