25 años de Rondas: contigo

 

Las “RONDAS POR LA SONRISA DE UN NIÑO” son una actividad recreativa y formativa para niños de 2 a 12 años que tienen sus necesidades básicas insatisfechas (vivienda, alimentación, etc.).
A estos niños los Jóvenes Kolping dedican su trabajo; ofreciéndoles jornadas recreativas y educativas, conjuntamente con la merienda cada tarde, luego que se terminan los juegos.

Para los Jóvenes Kolping las Rondas significan un gran gesto de servicio a los niños más carenciados al mismo tiempo que se forman como:

CIUDADANOS RESPONSABLES: 
Que tienen el poder de cambiar su país y el mundo para y con las generaciones más jóvenes.

CRISTIANOS COMPROMETIDOS: 
Que observan la realidad y se sienten interpelados por el mensaje de Jesucristo y responden a él.

Y FUTUROS PADRES DE FAMILIA: 
Que aprenden en contacto con los niños a conocerlos, quererlos, saber sobre sus necesidades. Se entrenan así en sus futuras responsabilidades y en la vocación a la paternidad / maternidad.                                           
 
Para Kolping Uruguay, las Rondas son un instrumento educativo por excelencia donde se hace una experiencia de aprendizaje-servicio.
Los jóvenes aprenden y desarrollan habilidades a partir del servicio concreto a las necesidades de los niños del lugar. 

Las Rondas le permiten al joven a través de su propuesta la posibilidad de realizar tareas de responsabilidad, donde asume roles significativos y desafiantes, que se complementan con la capacitación para la tarea con los niños, el trabajo en equipo y el crecimiento en la fe.
Estimulando la formación de actitudes participativas y solidarias, la sensibilización hacia la problemática social y la posibilidad de aprender procedimientos de planificación, ejecución y evaluación de actividades.
 
LAS RONDAS SON...
 
Una mirada joven a la realidad de nuestra niñez uruguaya, pero con el valor y las fuerzas de no sentirse paralizados por esta realidad, sino con las ganas de transformarla.
La fuerza sale de la certeza de que es Jesús el que nos muestra su mirada en la sonrisa de cada uno de esos niños que se acerca, cuando un Joven Kolping lo invita a jugar.
 
ASÍ COMENZÓ LA HISTORIA 

Hace ya unos cuantos años, cuando en 1994 un grupo muy pequeño de no más de 20 Jóvenes Kolping de Montevideo y Canelones, acompañados por Andrea Toyos, responsable del Departamento Juvenil y Alejandro Castro Coordinador de Durazno, se arriesgaron a llegar por primera vez con una propuesta así a un barrio muy carenciado de la ciudad de Florida.

Este grupo de jóvenes y los adultos que los acompañaron no tenían idea que este era el germen de una propuesta que tantas alegrías iba a traer a tantos niños, de tantos rincones de nuestro país.
Estas primeras Rondas no fueron en vacaciones de julio, ni tampoco convocaron a muchísimos niños, sin embargo, en esa oportunidad esos jóvenes ya vivenciaron fuertemente esta experiencia de entrega y amor por los más pequeños.

Desde ese momento y sin interrupción las Rondas se fueron dando año tras año, haciendo de esta una experiencia única para cientos de jóvenes que supieron vivirla y capitalizarla para sus vidas.

Pensemos, ¿cuántos niños? ¿cuántos jóvenes? en 25 años se reunieron en torno a una danza o un juego, como lo seguimos haciendo ahora, para hacer posible un mundo diferente, donde aún es posible cambiar muchas cosas... 

Este año nuevamente en la ciudad de Florida nos reuniremos para celebrar los 25 años. Queremos que sea una fiesta, una fiesta de servicio, de entrega, de solidaridad. Los jóvenes dedicarán su trabajo educativo y recreativo en cinco Centros Educativos públicos en la segunda semana de julio. 
Con ellos nuestro reconocimiento a quienes iniciaron esta hermosa experiencia de formación y trabajo, a los jóvenes que siguen creyendo que podemos construir una realidad diferente y a los adultos que los acompañan siempre desinteresadamente para que el servicio sea una realidad.